Actualidad

Celebrando los 25 años de Kimlea

 

 

Este año, el centro de formación técnica, Kimlea celebra sus 25 años. Por sus puertas y aulas han pasado cientos de mujeres que han tenido la oportunidad de aprender nuevos oficios para poder ser independientes economicamente. Muchas han cambiado su vida y la de sus familias; Mubi es una de ellas.

 

Todo comenzó cuando Mumbi llegó a Kimlea para su capacitación en 1992. Sus padres vivían de la recolección de café, profesión que está muy mal pagada; por tanto, Mumbi no logró seguir con sus estudios. Dado que no podía cubrirse incluso el módico coste de Kimlea, venía los sábados y durante las vacaciones para hacer trabajos en la escuela con el fin de pagar sus cuotas. Ella vivía a 12 km. de Kimlea y, como tampoco podía permitirse el coste del transporte, caminaba todos los días 24 kilómetros para ir y volver de la escuela.

 

En cuanto terminó su curso, Mumbi comenzó su negocio de tortas y las suministraba a los kioscos vecinos. Con las ganancias contribuía al bienestar de su familia y la educación de sus hermanos menores. Unos años después, se casó con Kimani, un fotógrafo del pueblo,  que la ayudaba con la distribución de las tortas en bicicleta. Pronto empezaron también una pequeña granja con animales para aumentar los ingresos.

 

Con la formación que había recibido en Kimlea, Mumbi se involucró activamente en su comunidad y dirigió a niños y niñas, ayudándoles en su desarrollo. Gracias a su dedicación y buen carácter, se hizo muy popular entre sus vecinos. Las parejas con problemas maritales empezaron a pedirle consejo y ella les ayudaba a entender sus diferencias, además de que los seguía hasta que la situación se estabilizara. Entonces decidió tomar un curso de asesoramiento para ser más eficaz en el asesoramiento a las familias con problemas o a individuos concretos.

 

Al terminar su diplomado en consejería, estaba mejor capacitada para ayudar a más personas y esto la hizo tan estimada en su pueblo que cuando quedó vacante la posición de 'jefe de la localidad’, todo el mundo le animó a solicitar el empleo. Ella lo consiguió a pesar de que tradicionalmente es un trabajo que ha estado en manos de hombres.


 

 

Hoy en día, Mumbi es un ejemplo para las demás mujeres que quieren salir adelante. Como ella, muchas más kenianas que han participado en cursos de formación técnica en Kimlia, han podido encontrar un hueco en el mercado laboral y una mejor forma de vida para sus respectivas familias. 

 

Rode colabora con Kimlea desde que Kianda Foundation puso en marcha esta escuela. 




Fundación Rode© 2009 Todos los derechos reservados.
Aviso Legal | Mapa del Sitio

Síguenos en pdf