Actualidad

Solidaridad, empresas y objetivos ambiciosos

 

La solidaridad es fundamental para todas las personas de todos los rincones del mundo. Ningún individuo solo podría construir las pirámides o la gran muralla china… En Fundación Rode no nos proponemos realizar alguna de estas grandes maravillas, pero sí otras de vital importancia: escuelas, aulas, pozos, casas, cursos de formación… y para hacerlo necesitamos de la solidaridad de muchos. Cada uno de nosotros desde el lugar que ocupa en la sociedad tiene que considerar su manera de comportarse frente a las desigualdades. Toda persona forma parte de distintos núcleos: su familia, la empresa donde trabaja, la comunidad donde vive…y como miembro de esos grupos apoya a otras personas.

 

Quien es solidario piensa y actúa de modo habitual por el bien propio y el de los demás, de los que están cerca y de aquellos que están lejos. Por eso no es tarea fácil e implica pequeños y grandes esfuerzos. Con  una mirada amplia, quien es solidario actúa teniendo en cuenta a los que  le  rodean.

 

 

La persona que es solidaria pone a disposición del otro aquello que tiene y que no le sobra: tiempo, recursos, manos o simplemente una sonrisa auténtica, y es consciente de que seguramente deberá solicitar el apoyo de otros para lograr aquello que se ha propuesto y no puede por su limitación. Es así como surge una relación que es capaz de grandes cosas. No en vano dice un proverbio etíope: “Cuando las arañas se unen pueden atrapar a un león”. A su vez, cuando los hombres trabajan unidos pueden construir rascacielos, pueden llegar a la luna o pueden, incluso, salvar vidas.

 

Una empresa –un conjunto de personas que hacen posible la fabricación  de un bien o la prestación de un servicio– puede nacer de ambiciones particulares, pero siempre necesita de personas: trabajadores, compradores, proveedores… Es así como una empresa entiende de la necesidad de otros y en su interior se vive la solidaridad. Una empresa y quienes en ellas trabajan se encuentra día a día con la experiencia de tener que aunar esfuerzos, conocimientos y habilidades diferentes para lograr un objetivo. Hay empresas que trascienden esa solidaridad interna y deciden unirse a otros para cumplir objetivos más grandes de los habituales.

 

“Que ningún niño esté fuera de la escuela; acabar con el hambre; que todas las personas puedan vivir dignamente; crear sociedades justas…” estos suelen ser los grandes sueños de las ONGs, muchas veces conocidas por ser demasiado ambiciosas, acusadas de soñar con imposibles. Sin embargo, tras años de esfuerzo, la colaboración de particulares y todo tipo de organizaciones se ha demostrado que es posible lograr estos sueños en comunidades, zonas y vidas concretas.

 

A través de Fundación Rode, diversas organizaciones han apoyado con fondos, conocimientos y experiencia, la puesta en marcha de iniciativas de generación de ingresos para familias campesinas, de formación y salud para niños y jóvenes con la construcción de escuelas,  centros de formación profesional y dispensarios en países como Perú, Costa de Marfil, R.D. de Congo, Kenia, entre otros.  

 

Este año, el apoyo de CATALANA OCCIDENTE hará posible que 30 mujeres del pueblo Adjacoutei (Costa de Marfil) mejoren sus condiciones socioeconómicas mediante la producción y comercialización de sal marina, convirtiéndose en ejemplo de desarrollo en sus familias y comunidades. La AAD es nuestra contraparte local en este proyecto

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




Fundación Rode© 2009 Todos los derechos reservados.
Aviso Legal | Mapa del Sitio

Síguenos en pdf