Actualidad

Voluntarios de Fundación Rode en Perú durante el verano 2015

 

Este verano seis estudiantes universitarios tuvieron la oportunidad de participar como voluntarios en el Programa de Voluntariado Internacional de Fundación Rode.

 

Cinco de ellos, estudiantes de distintos grados en la Universidad de Navarra (UNAV): Pablo Laínez de Pedagogía, Magdalena Orlowska de Humanidades, Carmen Escolano de Farmacia, Amaia Archanco de Enfermería y Viviana Carrillo de Publicidad. También estuvo María Lasagbaster, estudiante de Medicina de la Universidad Internacional de Catalunya (UIC). Ellos pudieron vivir y compartir una experiencia única en Apurímac, Perú junto al personal de Cáritas Abancay y otros voluntarios locales y extranjeros.

 

Rode dio a conocer su programa a los interesados a través de TANTAKA, el banco de tiempo solidario de la Universidad de Navarra, que se encargó de hacer la primera toma de contacto con los interesados y remitirlos a la Fundación. Una vez conformado el grupo, se celebró una reunión con los voluntarios para conocer detenidamente el programa y sus condiciones, los datos de contacto y las recomendaciones para aprovechar al máximo el voluntariado. Los jóvenes tuvieron además la oportunidad de conocer a un antiguo voluntario y hablar con la coordinadora del programa de Voluntariado de Cáritas Abancay mediante video-conferencia.


Los seis voluntarios viajaron a Perú entre los meses de junio y julio, algunos estuvieron un mes y otro mes y medio. Colaboraron en distintas áreas que apoyan Rode y Cáritas Abancay en la ciudad de Abancay y comunidades aledañas, como la Clínica Santa Teresa, hogares de niños y niñas, parroquias y distintos proyectos de desarrollo que se encuentran en marcha.

 

 

"Ha sido muy gratificante poder ayudar, además he sentido la calidez y el cariño de la gente peruana desde el primer día", cuenta María Lasagbaster quien realizó su voluntariado en la clínica Santa Teresa de Abancay. María reconoce que a pesar de que apenas lleva dos años estudiando Medicina, el voluntariado le permitió poner en práctica conceptos aprendidos en la universidad. Además, también tuvo oportunidad de conocer a otros jóvenes voluntarios y recorrer un poco la zona en la que estaba.

 

Viviana Carrillo colaboró en las oficinas de Cáritas y compartió con niños y ancianos en el asilo de Abancay. Como graduada de Publicidad pudo aprovechar algunas de sus aptitudes profesionales. Sin embargo, para ella su gran aporte fue el apoyo y las ganas de ayudar, "para eso no se requiere ningún estudio", dice Viviana.

 

Otra de las voluntarias, Amaia Archanco trabajó en el centro de Tópico dentro de la Clínica Santa Teresa y en el Asilo de Abancay. Durante su tiempo libre visitaba a las niñas que viven en el asilo y trabajan vendiendo postres hechos por las monjas encargadas del hogar de ancianos. "En la Clínica trabajé como apoyo a la Enfermería en la realización de curas, toma de constantes y todo aquello que se necesitaba. Era como un pequeño centro de urgencias, ya que en ese hospital al ser pequeño no existen urgencias como tal. En asilo, por la mañana ayudaba con el levantamiento, los baños y a acomodar las habitaciones de los ancianos" cuenta Amaia.

 

Sin duda la colaboración de cada uno de los voluntarios fue un gran aporte en Abancay. Para algunos voluntarios la experiencia se pasó muy rápido y regresaron con ganas de colaborar más. De todos modos, Fundación Rode y Caritas Abancay ya preparan el próximo programa de voluntariado para el 2016.

 

 




Fundación Rode© 2009 Todos los derechos reservados.
Aviso Legal | Mapa del Sitio

Síguenos en pdf